Viaje Islas Lofoten (Noruega)

    Ana Gómez Sánchez (3º B), nos adentra en el conocimiento de estas islas tan desconocidas y lejanas para todos nosotros, Islas Lofoten (Noruega). Para ello nos cuenta esta historia y os dejamos aquí el enlace del trabajo.

    Pionaria  co - publicidad.pdf

    NOS VAMOS DE VIAJE

    12/05/19-Domingo

      Nuria y Paola se despiertan, como todas las mañanas, sintiendo que no pueden soportar el peso de su cuerpo. Las clases de la universidad las están matando. Y, por si eso no fuera poco, últimamente en las cafeterías en las que trabajan está habiendo más aforo de lo normal. Las chicas se miran a la cara y Nuria se ríe de su amiga: tiene un lápiz pegado en la mejilla.

    -Alguien estuvo estudiando hasta tarde, ¿eh?

    Paola le hace un gesto despectivo a su amiga, seguido de un bostezo contagioso.

    -Te juro que no puedo más. Un día de estos las ojeras me van a llegar hasta el suelo. Me voy a tirar por la ventana.

    -Venga ya, no digas esas cosas, eres una cínica.

    -Lo seré, pero necesitamos un descanso pronto.

    -Es verdad, en cuanto acaben las clases nos iremos por ahí, a vivir la vida.

      Las amigas se sonríen y desayunan sus respectivas tostadas y café. Un rato más tarde, el móvil de una de las chicas suena, indicando que tiene un nuevo e-mail.

    -Otra vez la agencia de viajes. Desde que permití que me enviaran propaganda, me llegan mínimo dos mensajes al día. –Concluye Nuria, dejando el teléfono de nuevo sobre la mesa.

    -Pero, ¿no lo vas a abrir?

    -Sí, claro, pero primero tengo que terminarme el café, si no, no soy persona.

      Cuando la mesa ya está recogida y los platos sucios lavados, Nuria abre el correo que le ha llegado.

     

    “Buenos días, Nuria, hoy te traemos información que creemos que puede interesarte”

    1 ARCHIVO ADJUNTO: Pionaria & co - publicidad.pdf

     La joven lee curiosa el folleto. Nunca había oído hablar de esas islas. ¡Parece un lugar muy exótico! Busca algunas fotos del lugar en Internet y se queda sorprendida por la belleza del lugar. Nuria se levanta como empujada por un resorte del sofá, se dirige a la habitación de Paola y entra con un brillo de emoción en los ojos, el cual percibe su compañera de piso.

    -¿Qué pasa? ¿Por qué estás tan ilusionada?

    -Mira esto: ¡es perfecto! – Responde, cediéndole a Paola su teléfono, con el folleto abierto.

      Paola lee atenta, cada vez más sorprendida. ¿Islas Lofoten? Ni siquiera le suena el nombre. Sigue leyendo y se queda absorta en las fotografías.

    -¡Qué lugar más pintoresco!

    -¡Sí! Y es el lugar perfecto para desconectar. Un día se puede ir a hacer senderismo, otro a ver a las ballenas. Y, si hace buen tiempo, ¡incluso se puede ir a la playa a tomar el sol o a bañarse!

    -¡Es estupendo! Además, creo que pone que hay un arrecife de coral enorme. Supongo que también se podrá hacer boceo, ¿no?

      Las amigas ríen y fantasean un rato, imaginándose unas vacaciones allí, y se deciden en pasar unos días de sus vacaciones de verano allí. Buscan en Internet cosas que hacer y otras curiosidades del archipiélago.

    -La verdad es que sería muy bonito ir en invierno: las montañas y las playas nevadas, las casas rústicas teñidas de blanco, ¡ir a hacer esquí! O, incluso, ¡ver una aurora boreal!- Grita Nuria emocionada.

    -¡Sí! Tiene que ser precioso, pero las vacaciones más cercanas son las de verano. Y en realidad me haría mucha ilusión ver nadar a las ballenas tan cerca…. En cualquier caso, podemos volver en Navidad, ¿no?

    -¡Sí, claro! Y ya si eso comemos el año que viene. ¿Sabes lo caro que es todo allí? He leído que, debido a su gran posesión de petróleo, es un país muy rico, con un nivel de vida bastante alto, por lo que, por tan solo una comida, te pueden llegar a cobrar 80 euros. ¡Ochenta!- Repite, poniéndose nerviosa.

    -Vaya. Y, ¿qué vamos a hacer? Quiero decir, tenemos dinero ahorrado para un viaje, ¡pero no lo suficiente como para gastarnos tanto todos los días!

    -Tranquila, he estado leyendo en una web de viajeros y he dado con la solución: nos vamos a llevar comida precocinada. Por lo que se ve, en la mayoría de los hoteles hay microondas, fuego, y todo lo necesario para llevar una vida normal. Aun así, un día podemos permitirnos probar ese pescado que dicen que es tan delicioso.

    -Entonces no hay problema. ¿Qué más has leído?

    -Hay un montón de cosas interesantes. Por ejemplo: en estas islas se encuentra el pueblo con el nombre más corto del mundo, Å (se pronuncia O).

      Paola se sorprende: eso sí que no se lo esperaba. Era tanta su curiosidad hacia ese lugar, que sigue el ejemplo de su amiga y busca curiosidades en la red.

    -No me lo puedo creer-dice al fin.- En invierno, dejan a los bebés fuera de la cafetería donde vayan a quedarse. Están solos, en sus carritos; aunque los padres vigilan desde dentro a través de  las ventanas.

    -¡Dios mío! Pero, ¡se van a helar!

    -Para nada: es una costumbre bastante antigua que, según ellos, ayuda con el sistema inmunológico del bebé. Además, estás muy abrigados y reguardados a través de una cubierta especial transparente que se pone en el carrito.

    -Ah, ya me había asustado. Por cierto, ¿sabes que apenas hay policías? Hay tan poca criminalidad que hasta dejan las casas abiertas cuando salen.

    -Vaya, pues qué gente más honrada. Supongo que no tendrán necesidad de robar.

      Las chicas siguen investigando y divirtiéndose el resto de la mañana. Hablan de los buzones colectivos, donde todos los buzones de la calle se encuentran al principio de esta, haciéndolo más fácil para el cartero; de cómo el cielo está siempre (o casi siempre) del color de la puesta de sol, a causa de su localización norteña, y de un sinfín de maravillosas cosas más. Luego deciden la fecha en la que harán el viaje: del 7 de agosto al 12 del mismo mes.

     

    07/07/19-Domingo

      Las chicas ya están más tranquilas y relajadas: las clases acabaron hace poco. Antes de ayer salieron de fiesta y ayer estuvieron haciendo una sesión de spa casero, con mascarillas de café y sales de baño. Hoy se han despertado sin alarmas por tercer día consecutivo y se han puesto a planificar cosas del viaje, pues es dentro de tan solo un mes.

      Primero buscan los vuelos, aunque no hay ninguno directo a Oslo, por lo que tendrán que conformarse con vuelos con una escala. La parte buena es que así podrán ver un poco de París. Aunque ambas ya han estado, es un sitio precioso. Una vez reservados los vuelos y todos los transportes necesarios para llegar a las islas, proceden a buscar un hotel, encontrando una oferta estupenda en un camping: un bungaló para dos personas a 75€ la noche. Los gastos aproximados los van apuntando en una lista, la cual llevarán al viaje para tenerlo todo controlado. Piensan en todo: la comida, el hotel, los vuelos, el safari, los museos, etc.

    -Oye, mis padres quieren darnos algo de dinero para el viaje.- Dice Paola de improviso, dejando a Nuria desconcertada.

    -¿Y eso?

    - Me han dicho que tenían dinero ahorrad para que cuando me fuera a vivir sola, me ayudara un poco los primeros meses, pero que como estoy viviendo contigo y nos va muy bien, mejor nos lo dan para que disfrutemos las dos.

      Nuria y Paola sonríen y luego la primera llama a los padres de sus amigos para darles las gracias, aunque sigue flipando. Pensaba que eso no pasaba en la realidad. Qué gente más maja.

      Una vez hubieron terminado los cálculos del presupuesto, lo revisan satisfechas.

                                                                       Presupuesto.pdf

    Orgullosas y contentas por la ayuda de los padres de su amiga y de las ofertas encontradas, las chicas se concentran ahora en planificar un itinerario para su viaje.

    -¿Y el safari? Que no se te olvide al safari, ¿eh?

    -No, Paola, tranquila: no se me ha olvidado ni por un momento.

      Tras varios minutos de discusiones absurdas y reconciliaciones aún más absurdas, las estudiantes ya tenían preparado también su itinerario.

    Itinerario del viaje.pdf

     

    30/07/19- Martes

      A una semana del viaje, las amigas deciden que ya es hora de ir preparando las maletas, por si tienen que ir a comprar algo, para lo que hacen una lista.

    Lista equipaje.pdf

     

     Y así fue, tras apuntar toda la ropa y todas las cosas de higiene, recuerdan que debían ir a comprar los precocinados, y eso hacen. Compran todo lo necesario y meten la ropa y otros complementos en sus maletas, que con suerte cierran. Han cogido las más grandes, y aun así se les quedan pequeñas. Una vez todo preparado, se sientan en el salón y esperan ilusionadas el gran día.

     

    7/08/19

       Las chicas se levantan cansadas, pues es muy temprano. Pero al recordar qué día es se les pasa de inmediato. Terminan de coger las cosas para el equipaje de mano y salen corriendo hacia el aeropuerto, sonriendo por el gran viaje que les espera.

    -¡Paola!

    -¿Qué?

    -¡Que nos vamos de viaje!

     

    FIN.

    © 2021 IES Pino Montano